Lo que no se vive en la biografía se vive en la biología.

Aquello que la persona no acepta vivenciar, transformándolo en contenidos inconscientes, pasa a formar parte de la biología, del cuerpo, de los órganos, de los tejidos y las células. No hay emociones olvidadas, disueltas o desvanecidas como por arte de magia, hay emociones vivenciadas y gastadas y otras negadas y acumuladas en el inconsciente y, tarde o temprano, en la biología.

Leer más

Cómo el ego complica la vida


Ego y consciencia son dos de los tres motores de la existencia humana, el tercero es el Espíritu. Cada uno de estos motores utiliza un tipo de alimento o combustible que lo activa y lo mantiene en funcionamiento, y ese alimento se lo proporciona cada persona de manera consciente o inconsciente en cada segundo de vida.

El Espíritu se alimenta de Amor, entendiéndolo como un tipo de energía presente en el Universo y a la que se puede acceder a través de diferentes medios relacionados con los planos físico, energético, emocional, mental y trascendente. El alimento para la consciencia son las justas medidas y la serenidad interior y el alimento para el ego son los excesos, las carencias y el estrés. De modo que cada uno de los motores de los que dispone el ser humano para impulsar su vida se alimentan de tres combustibles diferentes que se obtienen de modo diferente.

Leer más

Las cuatro grandes lecciones (Primera parte)



En el transcurso de la vida, cada persona ha de afrontar experiencias y aprendizajes que le ayudan a avanzar en la disolución del ego, el desarrollo de la consciencia y el avance hacia el camino de lo Trascendente. Estas experiencias se concretan en diferentes tipos de lecciones, que voy a clasificar como: lecciones menores, lecciones maestras y grandes lecciones.

Las lecciones menores son aquellas que la persona ha de ir aprendiendo para gestionar mejor los aspectos cotidianos de la vida. Son aspectos pequeños y habituales de la vida en los que es necesario fijarse, integrando el aprendizaje y haciéndolo formar parte de los contenidos inconscientes y automatizados que permiten fluir en el día a día sorteando la mayoría de las dificultades con facilidad. Este tipo de lecciones son muchas y muy variadas y su importancia es menor, aunque forman parte de los aprendizajes que es necesario hacer para favorecer el desarrollo interior.

Leer más

Notas para el desarrollo de la consciencia

EGO

Ego y consciencia acompañan a toda persona desde el nacimiento hasta la muerte. El ego es un compañero fiel que cree conocer lo que es necesario para la supervivencia y lo impone una y otra vez, como una pulsión inconsciente que la persona confunde con su naturaleza y su voluntad interiores. En este sentido el ser humano se encuentra sometido a multitud de condicionantes egóicos, conscientes e inconscientes, que hacen de él un muñeco en manos de los instintos, las emociones, los sentimientos, las creencias, las ideas, los reflejos, los impulsos, las reacciones, las compulsiones y obsesiones, los condicionantes del inconsciente familiar y colectivo y las influencias astrológicas y kármicas. Todo esto sin olvidar la estructura egóica en sí misma, que contribuye a la construcción del mundo de ilusión en el que cada persona vive en la creencia de que es libre y dueña de sus decisiones y acciones. Sin embargo, lo que cada persona contempla y percibe como su mundo es sólo su realidad, que le atrapa en una celda tan amplia y sutil que no es fácil llegar a percibir los muros, los barrotes y las puertas cerradas. Esa realidad se convierte en identidad y suele ser llamada yo, es el tan recurrente “yo soy así (y no puedo cambiarlo)”.

Leer más

¿Por qué el estrés alimenta el ego?

Dado que se nace en un sistema en el que se ha normalizado esta presión y sus consecuencias (ansiedad, malestar, frustración, reactividad, síntomas crónicos, etc.) la persona vive la situación de manera inconsciente o aceptada como “lo normal”, aunque no por ello deja de afectarle. Así que, por un lado, está el ego que es una estructura psíquica interna que lleva miles de años ayudando a la supervivencia de la especie y que se alimenta de estrés, y por otro lado está una sociedad cuya dinámica vital cotidiana es estresante. En este sentido parece que el devenir de la sociedad occidental ha creado un círculo vicioso. Como se suele decir “se juntan el hambre y las ganas de comer”.

Leer más

Mostrar más entradas



A aquellas personas que hagan uso libre de este material les ruego que incluyan una alusión a José Antonio Sande como autor del mismo y un enlace a esta página web. Gracias.

NORAY TERAPIA FLORAL
Carretera de Alicún 350 · Edf. Europa Oficinas, puerta 3
04721 - El Parador - Roquetas de Mar - Almería - España
Tel.: 636 014 943

Síguenos en Facebook