La esencia floral Scleranthus puedo decir que es una de las que más utilizo en consulta. Muchas personas viven, en mayor o menor grado, en una continua duda sobre diferentes aspectos en su vida cotidiana. No se trata de dudar ante la compra de una vivienda o de un coche, o si dejar un trabajo ante una nueva oportunidad laboral, hablo aquí del miedo a la equivocación ante elegir un color u otro en una prenda de ropa, al comprar una marca de un producto en lugar de otra, etcétera. Pequeñas decisiones cotidianas que unas personas asumen de manera casi automática llegan a significar para otras todo un “mar de dudas”, lo que implica pérdida de tiempo y energía, tensión y miedo, pérdida de oportunidades, conflictos, etcétera.


La toma de la esencia floral, en mi experiencia profesional, pronto inicia sus efectos sobre el o la paciente. No voy a decir que desde el primer preparado floral la persona se transforme en un ejemplo de certeza o firmeza, pero sí es usual que en dos o tres sesiones se empiecen a notar sutiles efectos que incluso a la propia persona le pueden pasar desapercibidos si no se le pregunta por ello. Como muchas veces sucede en consulta, cuando la persona acaba de contarme los cambios, integraciones, comprensiones y tomas de conciencia, a menudo se han dejado algunas cuestiones en el tintero porque ya no lo recuerdan o porque el movimiento es tan sutil que les cuesta darse cuenta de ello. Es cuando les pregunto, de la manera más neutra posible para no inducir, si ha habido algún movimiento en torno a su indecisión. Entonces es cuando se repite una vez más la frase: “ahora que lo dices...” y resulta que sí, que la persona ha notado más firmeza a la hora de tomar una decisión, más rapidez en una elección o menos dudas después de tomar una decisión.


Es curioso y gratificante ir viendo el proceso de afirmación y firmeza que Scleranthus favorece en las personas. De manera sutil y constante fortalece la capacidad de decidir en diferentes aspectos: rapidez, firmeza, determinación, discernimiento, capacidad de riesgo, elevación del umbral de frustración, capacidad para aprender de los errores, etcétera, y ello hace que las y los pacientes afronten el día a día con una energía, disposición y actitud diferente, ya que la duda va desapareciendo y, con ella, múltiples aspectos emocionales asociados que resultan también limitantes.


Esta esencia suelo prescribirla, en quien la necesita, desde la primera sesión, ya que el miedo a la equivocación y la duda afectan sobremanera a otros aspectos de la vida emocional y suelen ser causa de problemas mayores, aunque la persona no lo pueda ver. A menudo es una esencia que permanece presente en el trabajo terapéutico durante gran parte del proceso, aunque suele llegar un punto en el que quienes la están tomando dicen cosas como: “es que ya no dudo ante las decisiones”, “lo tengo todo más claro” o “aunque me pueda equivocar ya no me importa”, y ese es el momento de ir pensando en dejar de prescribir la esencia, aunque por precaución, y para asegurarme que se integra bien la información en la persona, la suelo mantener una sesión más. Una vez que la esencia no está ya presente en los preparados, hay que estar atentos por si la persona sufre una recesión. Algunas veces, si se deja de prescribir la esencia antes de lo debido, la persona involuciona y tiene la sensación de que, otra vez, se ha vuelto dubitativa y temerosa de la equivocación. Basta con aplicar la esencia de nuevo, el tiempo que sea necesario, para fijar los patrones de información y que la firmeza y la decisión vuelvan a estar presentes hasta que sean integrados definitivamente.


No hay que olvidar la importancia de las tareas terapéuticas. Las esencias florales hacen su trabajo de dentro hacia fuera, como decía Edward Bach, elevando las vibraciones y abriendo los canales para conectar con el Ser Interior y desarrollar la virtud. Sin embargo, también es necesaria la participación de la persona en su proceso evolutivo y sanador, desarrollando acciones y actividades que, de afuera hacia adentro, contribuyan a la evolución y afianzamiento de los cambios. Esta sinergia entre esencias y voluntad consciente contribuye sobremanera a la toma de conciencia, transformación y sanación o ampliación de la consciencia.